aviones

Desde que en las opciones de transporte se incluyó la de volar, sectores que incluyen a los hombres y mujeres de negocios vieron en esta forma de trasladarse una excelente forma de moverse rápidamente cruzando países y hasta continentes en poco tiempo.

 

Si bien en un principio solo los más acaudalados o de clase alta conseguían volar, llegaron nuevos modelos de negocios como las aerolíneas de bajo costo que ofrecieron y abrieron la oportunidad a más sectores de la sociedad.

Sin embargo, las oportunidades para ambos lados, viajeros y empresas sigue evolucionando.

Por ejemplo, empresas como easyJet ha notado que más de la quinta parte de sus pasajeros viajan por negocios y ese número sigue creciendo.

Por ello están construyendo una red de servicios que se presta perfectamente a los pasajeros de negocios, centrada en los principales aeropuertos primarios con vuelos multifrecuencia y una tarifa flexible.

En muchos sentidos, las líneas aéreas tradicionales de clase empresarial están jugando rápidamente a ponerse al día y tratando de emular el modelo de operación ofreciendo diversos tipos de servicios que atraigan a este sector que suele viajar con cierta regularidad.

Otro buen ejemplo de los cambios y nuevos modelos de negocios y opciones para volar por negocios lo vemos en la empresa British Airways.

En esta empresa, los clientes que viajan en Club World o Club Europe pueden aprovechar su extensa red de salones en todo el mundo.

Su servicio ofrece solo 32 asientos de cama plana entre la ciudad de Londres y el JFK de Nueva York, es el único servicio de clase ejecutiva entre los dos centros financieros del mundo.

Ofrece mucho de la comodidad y exclusividad de un avión privado. Recientemente, BA volvió a lanzar su programa de Pymes On Business, permitiendo a las pequeñas y medianas empresas ganar y gastar puntos.

Pero esto no acaba aquí, en el extremo superior tenemos la opción de los aviones privados o el mercado de los aviones de negocios, los operadores también están dispuestos a tomar un pedazo de este pastel fuera del negocio de las líneas aéreas regulares.

Ejemplos de ellos puede ser que desde una perspectiva aérea de grupo, donde hay varios viajeros de la misma organización que van a un solo destino, la renta de aviones privados es cada vez más considerada.

Con la aviación privada, los ejecutivos pueden viajar a dos o tres capitales el mismo día, o volar a los aeropuertos más pequeños que son, de hecho, mucho más cercanos del destino final o simplemente para llegar más rápido a casa.

Esto se debe principalmente a que si se suma todo el ahorro de tiempo y lo que representa en valor para la empresa, la aviación de negocios es una inversión, no un gasto.

En general y evaluando las ventajas de viajar en un avión privado radica en que su valor real está en el suelo, esto es, el poder optimizar el tiempo antes del vuelo, acelerando la seguridad y disponiendo de los servicios adecuados a demanda durante el tiempo de espera que sigue.

De esta forma, el factor tiempo se aprovecha y por supuesto, se refleja en el factor dinero. Como bien sabemos el “tiempo es dinero”, y los hombres y mujeres de negocio lo saben muy bien y buscan mantener una relación inversamente proporcional de ellos.